-

de Joaquín Santo Matas  

Conozco a María Elena Martínez desde nuestra común primera infancia ya que nacimos en igual mes y año, compartimos mis veraneos en su pueblo natal. La Romana, donde tan gratas jornadas de niñez y juventud pasé, llegando también a estudiar ambos la misma carrera universitaria. Muy pequeña supo ya de las crudas realidades que la vida interpone a veces en el camino; pero es mujer fuerte. Una luchadora que ha sabido doblegar las dificultades y abrirse camino con un enorme tesón. Y como dijo Dante, quien sabe de dolor, todo lo sabe. Y pronto surgió de su espíritu emprendedor la vena artística.

Yo recuerdo aquellos primeros platos decorados bellamente con figuras caleidoscópicas de sorprendentes efectos, que todavía hoy realiza, y que le comprara mi madre para colgar en las paredes de nuestro refugio campestre de La Romaneta.

Fueron esas sus primeras ventas y supongo que le servirían como acicate para seguir trabajando. Con una sólida y permanente formación, se ha forjado como una gran ceramista. dominadora' de esta técnica tan antigua como el propio ser humano que modeló el barro y lo coció para sus utensilios domésticos, dándoles un color y unas figuraciones identificativas de tantas culturas milenarias y que aún en la actualidad sirven de referente de tal o cual villa o comarca.

En María Elena se descubren fácilmente influencias de una de las grandes civilizaciones clásicas que además se vincula con su nombre, la helénica que nos ha legado extraordinarias muestras de cerámica. Pero su capacidad versátil le permite ahondar en otros terrenos, atesorar una personalidad propia e incluso inspirarse en grandes pintores contemporáneos para conseguir sugerentes efectos cromáticos en donde figuras geométricas, faunísticas y antropomorfas componen escenas de un innegable valor decorativo. Las ánforas bruñidas, los murales de gres y esos trabajos esgrafiados que tan sorprendentes efectos causan al contemplarlos, son sólo una muestra de lo que esta consagrada artista, con casi treinta años de exposiciones a sus espaldas y numerosos reconocimientos a su labores capaz de hacer con paciente esmero.

Pero María Elena Martínez López posee otras virtudes como esa generosa solidaridad con los disminuidos psíquicos a los que enseña su arte e incentiva para que realicen sus propias obras. Como monitora de pintura y cerámica en APSA ha conseguido para sus alumnos distintos galardones que hablan también de su capacidad docente con unos seres humanos que requieren de una atención y tratos especiales. Mi cálida alabanza para quien hace del trabajo arte y de éste, entrega a los demás. Joaquín Santo Matas Director del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert.

de Pedro Romero

Cerámicas que evidencian diversas modelaciones de barros, esculturas con armazones de metal, de latón, pinturas cerámicas que, en realidad son cuadros...La obra creativa de María Elena Martínez se manifiesta de formas muy variadas, lo que ayuda a conformar un fiel retrato del carácter versátil de esta artista alicantina.

El Patronato Municipal de Cultura de Alicante tiene el placer de mostrar esta exposición de María Elena Martínez, cuyas esculturas y cerámicas comparten espacio con otra fiel creadora, la pintora María Teresa Ruiz.

 Las ochenta piezas que presenta María Elena Martínez en este privilegiado espacio del Centro Municipal de las Artes nos permiten divisar ciertas influencias que algunas de las grandes civilizaciones clásicas han posado sobre esta destacada ceramista.

Las connotaciones helénicas o. incluso, ibéricas, se dan la mano en el mundo creativo de María Elena Martínez con los guiños que figuras especialmente coloristas, como Miró o Gaudí, han posado sobre su obra. Artista sensible con el mundo creativo y persona solidaria, volcada en la ayuda a las personas disminuidas psíquicas, María Elena Martínez es capaz de sorprendernos con este compendio de formas y colores, con este conjunto de efectos cromáticos y decorativos.

Espero que todos disfruten con esta exposición, compartida por dos buenas amigas. Pedro Romero Ponce. Concejal de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Alicante. Presidente delegado del Patronato Municipal de Cultura.

 

 

INAUGURACIÓN EN LA CASA “CASA ENCARNA” DE LA ROMANA

de Carlos Bermejo, Secretario de la Asociación de Artistas Alicantinos. 2008.

 

Con una asistencia de colegas, amigos y familiares, que desbordo todas las previsiones e inundo la “Casa Encarná" de simpatía, camaradería y el “buen rollo habitual” de las inauguraciones, en la tarde de ayer sábado, quedo inaugurada la exposición de nuestros compañeros de Asociación Elena de La Romana, Loles Guardiola y Vicente Pérez. Presidio el acto el Alcalde e hizo de simpática maestra de ceremonias la Concejala de Cultura.

En nombre de los expositores hablo Loles Guardiola, quien dio las gracias a todos y en especial a Javier, su marido, por el apoyo que le presta a su vocación de pintora y a sus hijas que le acompañaban. En nombre de la Asociación y muy especialmente como amigo y compañero, Carlos Bermejo, dirigió a los asistentes, la siguiente alocución: “Queridos amigos y colegas, para mí siempre ha sido un placer el venir a La Romana.

Lo hacia en mi adolescencia cuando venia con uno de mis cuñados, cuya hermana tenia vinculaciones familiares con un romanero de pro, a llevarnos nuestras buenas garrafas del magnífico mosto por el elaborado.

Después, hace un par de años, lo hice con los colegas de la Asociación, para participar en una inolvidable jornada de pintura al aire libre, a invitación de nuestro ya querido amigo, Manuel Hernández, Alcalde entonces y ahora también porque los romaneros saben elegir y lo volvieron a hacer. Y volveré, Dios mediante, en Mayo próximo para participar en una nueva jornada de Pintura al Aire Libre, por los encantadores rincones paisajísticos que tanto abundan en este maravilloso y señorial Pueblo de La Romana, y para disfrutar con el trato de una gente tan sana y sencilla, como para que, hasta su Alcalde y casi toda la Plana Mayor de su Ayuntamiento, además de cicerones del os que vinimos, también nos sirvieran a las mesas, las ricas viandas con las que nos regalaron en un memorable desayuno y almuerzo. A eso le llamo yo, llaneza y señorío del bueno.

Pero a ese placer de volver a La Romana, se añade esta vez, el de hacerlo para presentar la exposición que nuestros queridos compañeros Elena de La Romana, Loles Guardiola y Vicente Pérez inauguran hoy aquí en “La Casa Encarná”, Sala de exposiciones del  Ayuntamiento. Y es que, además de los lazos de amistad y compañerismo que me unen a estos tres artistas, tengo que decir que me gusta sobre manera, el seguir sus trayectorias expositivas e ir comprobando la evolución de su aprendizaje artístico.

De Elena, tengo que decir que, aunque joven y guapa como a la vista esta, es una veterana escultora-ceramista, cuyo Arte encandila a cualquiera. A ella no la voy a descubrir yo y menos en su pueblo, del que es una celebridad. De su trabajo admiro: sus pequeñas piezas; sus columnas salomónicas miniadas; sus emblemáticas: “meninas" y “alicantinas", pero cuando contemplo esas piezas de orfebrería arabesca de sus platos, en los que solo un Rey de Reyes Divino, seria digno de comer, entonces mi admiración es tanta, que yo, a Elena de La Romana, le pondría por sobrenombre artístico : '“Elena, la Benvenuto Cellini de La Romana”.

No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.